Afirmacion del día

sábado, 25 de abril de 2009

Práctica metafisica 9: La técnica estrella

Técnica Estrella
Esta esta es una poderosa técnica de visualización.

Use este procedimiento sólo una vez al día, preferiblemente lo primero que haga en la mañana o lo último en la noche. Haga cuidadosamente un pentágono y en cada punta escriba una meta deseada. Tenga el diagrama a mano. Siéntese con la columna recta, las piernas paralelas la una con la otra.

Relájese físicamente, y al mismo tiempo aclare su mente de pensamientos o imágenes intrusas. Comience la respiración rítmica. Mientras está sentado y respira de esta forma, reflexione y visualice tan claramente como pueda el objetivo para el cual está llevando a cabo este procedimiento, y la(s) principal(es) razón(es) de por qué lo quiere. Tenga muy claro esto, y no deje que su mente divague hacia otras necesidades o deseos. Todo llega a su tiempo.

Cuando esté listo, tome el diagrama y mire pensativamente al corazón en el rayo superior de la estrella. Éste representa a su corazón, su deseo. No diga nada en este momento, pero gire un poco el diagrama de manera que el rayo con la balanza esté en la parte superior del diagrama. Mirando esto, diga lenta y deliberadamente:
Benditas sean las leyes del universo.

Diga esto sinceramente, llevándolo a través de todos los niveles de su psiquis. "Las leyes" no son siempre populares; pero gracias a ellas su visualización creativa funcionará. Estas leyes son la fuente de su felicidad y por tal razón se bendicen.

Ahora gire lentamente el diagrama, de manera que el rayo de la estrella que muestra el cuerno de la abundancia esté en la parte superior del diagrama. Mirándolo, diga lenta y pausadamente:
Bendita sea su abundancia ilimitada.

Esto no necesita ninguna aclaración. Cuando mira los incontables seres vivientes en el mundo a su alrededor, todo es parte del universo en el cual usted vive, y ¿puede dudar que hay espacio en él para su vida, para sus ambiciones? Así que verdaderamente, debe bendecir su abundancia ilimitada. Gire la estrella otra vez, de manera que el rayo con el ave que vuela esté en la parte superior. El ave está volando hacia usted.

Nunca debe poner un tiempo límite para la satisfacción de un proyecto de visualización creativa (de igual forma que nunca debe especificar una fuente material de suministro), pero sí debe establecer un tiempo razonable para iniciar el proceso. Este es el momento en que no está aceptando lo que es, pero afirmando lo que va a ser:
Bendita sea la prontitud con la cual todo será forjado.

Ahora, usted no quiere que nadie sea lastimado por la satisfacción de su deseo. Aún cuando si alguien le ha hecho mal, tenga cuidado. No desee mal a esa persona. Esto no es cuestión de moralidad. Moralmente, podría justificar sus acciones si le han causado alguna clase de sufrimiento, o a otros. Pero, para decirlo de una forma figurada, usted no quiere invocar la oscilación natural del "péndulo".

Por lo tanto, lo que necesita hacer es atraer a una fuerza superior para que detenga el balanceo del péndulo en el punto donde quiere que se detenga. Las fuerzas superiores son fuerzas inteligentes. Ahora gire la estrella de manera que el rayo del Sol brillante esté en la parte superior. Diga:
Bendito sea todo lo bueno en ¡o cual todo será logrado. El Sol brilla sobre los justos y sobre los injustos igualmente.

Desee que su ganancia no sea la pérdida de nadie. Ahora gire la estrella una vez más, de manera que el rayo del corazón esté nuevamente en la parte superior y complete su círculo diciendo:
Bendito sea mi deseo para que ahora sea cumplido.

Dígalo vigorosamente y con profunda confianza. Ahora es verdad en el mundo y se manifestará en forma natural, libre, rápida, favorable y satisfactoria en el mundo material. Todo lo que tiene que hacer es continuar apaciblemente con el método estrella, a la misma hora todos los días, si es posible, y sin discutirlo con nadie.
Fuente: Construya su vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © 2011 El Secreto, la Ley de Atracción All Right Reserved | Design by Ay Caramba!