Afirmacion del día

jueves, 10 de marzo de 2016

Técnica poderosa: Lo que quiero lo atraigo


¿Que si uso la técnica de la Ley de la Atracción? Pues no sólo creo en ella, sino que además la uso todos los días para atraer la clase de vida que quiero y sacar de mi vida lo que no quiero De hecho, utilizar la Ley de la Atracción es una parte tan importante y automática como contestar el teléfono, hablar con los clientes, realizar programas de capacitación o crear productos.

En realidad, es más importante que todo eso. Verán, yo creo que todo empieza en mi mente y luego la
visión es lo que impulsa las acciones y decisiones que tomo, atrayendo las oportunidades y las situaciones a mi vida que me permiten cumplir con mi visión. La gente entonces me pregunta exactamente cómo uso la técnica de la Ley de la Atracción para atraer las cosas que quiero a mi vida y yo les digo que tengo y practico un proceso simple de 4 pasos que siempre ha funcionado en mi vida. Y hoy, voy a compartir esta técnica con ustedes.

Paso uno: Lo primero que hago es llegar a algún lugar donde pueda estar tranquilo. Tengo un espacio de meditación en mi oficina, pero también he hecho esto en mi coche, en el estacionamiento, en el parque, incluso en el lobby de las empresas. Lo importante es sentarse en algún sitio y conseguir tranquilidad. No traten de pensar en nada. No traten de pensar en los pensamientos correctos, en lo que quiere y que no tiene, o en lo que les preocupa. El punto aquí es sólo aquietar sus mentes durante unos instantes. Hagan esto contando cinco respiraciones. Una vez que estoy tranquilo, entonces:

Reconozco lo que una vez creí que me traería gozo

Paso dos: Cambien su enfoque y piensen en Dios. Si prefierne pensar en otra cosa más grande que ustedes, háganlo. Ustedes pueden pensar en la energía del Universo, El Gran Espíritu, la Ley de la Atracción o la Energía que impulsa las olas en el océano. Basta con pensar en un poder superior a ustedes mismos.

Concéntrense en su poder y piensen en todos sus atributos. Me gusta pensar acerca de cómo Dios está a mi alrededor y de todos los demás. Me gusta pensar en los infinitos recursos de Dios, el conocimiento y el poder y cómo Dios siempre quiere lo mejor, el más alto bien para mí y para todos los demás.

Una vez que ustedes se concentran en esto durante unos minutos, entonces seguimos con el:

Paso tres: Piensen en lo que quieren lograr. La clave aquí es pensar hacia lo que se sienten atraídos. Sean conscientes de cómo se sienten, cómo se sienten esas cosas que ustedes desean y lo que significa realmente vivir y convertirse en su deseo.

Experimenten sentimiento y emoción en este momento crucial. Si son capaces (y se puede con un poco de práctica) de creer realmente que han logrado su objetivo, entonces ustedes lo han logrado aquí, en este momento. Después de un tiempo, esto será un paso muy divertido y ustedes querrán hacer este ejercicio una y otra vez ¡porque se siente muy bien!

Paso cuatro: Dé gracias a Dios, al Universo o a cualquier poder en el que hayan pensado para llevar este don a su vida. Este es un paso importante y aprender a vivir en gratitud cambiará sus vidas. He encontrado que este último paso ha sido el más importante para ayudarme a mantener la sensación de “estar” en un nuevo nivel de rendimiento que es lo que mas estoy buscando. Y es éste sentimiento de GRATITUD lo que actúa como un imán atrayendo las circunstancias y oportunidades a mi vida.

Fuente: Soy Espiritual

2 comentarios:

  1. Hola, yo he empezado a utilizarla y la verdad, me va bien. He deseado algo, y hoy mismo he recibido la respuesta, y ha sido afirmativa por tres veces. Me he quedado que ni me lo creía, pero estoy segura de que lo tendré. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola, yo he empezado a utilizarla y la verdad, me va bien. He deseado algo, y hoy mismo he recibido la respuesta, y ha sido afirmativa por tres veces. Me he quedado que ni me lo creía, pero estoy segura de que lo tendré. Gracias.

    ResponderEliminar

Copyright © 2011 El Secreto, la Ley de Atracción All Right Reserved | Design by Ay Caramba!